Wikia

David_Zambrano Wiki

Resumen de los 7 hábitos de la Gente Altamente Efectiva

Discusión0
24páginas en el wiki

De adentro  hacia  afuera 

De adentro hacia fuera significa empezar por la persona, más fundamentalmente, empezar por la parte más interior de la persona: los paradigmas, el carácter y la actitud. Es por eso que primero debemos hacernos promesas a nosotros mismos y después ante los demás.

Por el contrario existe el paradigma de afuera hacia adentro, el cual genera personas infelices que se sienten sacrificadas e inmovilizadas, incomprendidas, no valoradas, buscando los defectos de los demás y atribuyéndoles la causa de su desgracia.

LOS HABITOS son factores poderosos en nuestras vidas, dado que se trata de pautas consistentes, a menudo inconscientes de modo constante y cotidiano, expresan nuestro carácter y generan nuestra efectividad… o inefectividad. Los hábitos no son irrompibles, pueden aprenderse y olvidarse; pero esto requiere de un proceso y compromiso tremendo, lo cual no es fácil ni rápido, significa ponerse pilas.



PRIMER HABITO.- SEA PROACTIVO



PROACTIVIDAD No solo significa tomar la iniciativa, sino también ser conscientes que, como seres humanos, somos responsables de nuestras propias vidas, de nuestras propias conductas, de nuestras propias desiciones. Por el contrario, si otorgamos poder a las cosas para que nos controlen, nos volvemos reactivos, y se debe a que nosotros les hemos dado ese poder. El carácter de las personas reactivas se ve influenciada por los factores físicos, sociales o psicológicos, en cambio las personas proactivas realizan un trabajo de calidad, sin importar que haga un buen tiempo o no, que se les revise el trabajo o no. Las personas proactivas también son influenciadas por esos factores, pero la diferencia es que su respuesta es una elección basada en valores.

Tomar la iniciativa no significa ser insistente, molesto o agresivo, o tener siempre la razón, o ser siempre el que habla primero o habla más. Significa reconocer nuestra responsabilidad de hacer y poner lo mejor de nuestra parte para que las cosas sucedan.



Ejemplo:


LENGUAJE REACTIVO / LENGUAJE PROACTIVO; "No puedo hacer nada!!, "Yo soy así !!!, No lo permitirán, hago este trabajo al fin que "alguien" lo va a revisar, hoy no hay nadie que me cheque asi que ..., … Examinemos nuestras alternativas. Puedo optar por un enfoque distinto, controlar mis desiciones. Puedo elaborar una exposición efectiva y elegir una respuesta adecuada,

Las personas reactivas, cuando les va mal culpan a fuerzas externas de sus situación. Se mueven por sentimientos. Las personas proactivas hacen hincapié en los verbos amar, hacer,..., sin esperar calificaciones o revisiones "de alguien" de los trabajos que estan realizando .

Si pensamos que el problema está ahí afuera, ese es el problema, ya que esperamos a que cambie lo que está afuera y antes que nosotros cambiemos. Es por eso que debemos cambiar de adentro hacia fuera; y no de afuera hacia adentro. El modo más positivo en que yo puedo influir en mi situación consiste en trabajar sobre mí mismo, sobre mi ser.



SEGUNDO HABITO.- EMPIECE CON UN FIN EN MENTE

Consiste en empezar hoy con la imagen, el cuadro o el paradigma de vida como marco de referencia o criterio para el examen de todas las otras cosas. Signifca comenzar con una clara comprensión de nuestro destino. Significa saber adónde se está yendo, de modo que se pueda comprender mejor dónde se está, y dar siempre los pasos adecuados en la dirección correcta. Podemos estar muy atareados, podemos ser muy eficientes, pero solo seremos también verdaderamente efectivos cuando empecemos con un fin en mente.

El hábito de empezar con un fin en mente se basa en el principio de que todas las cosas se crean dos veces. Siempre hay primero un creación mental, y luego una creación física. Si comprendemos este principio y aceptamos ambas creaciones, ampliaremos nuestro círculo de influencia. Todas las cosas se crean dos veces, pero no todas las primeras creaciones responden a designios conscientes, pues si no desarrollamos autoconciencia permitiremos que otras personas actúen sobre nosotros.

Este hábito se basa en principios de liderazgo personal, por lo cual el liderazgo es la primera creación, y la administración es la segunda creación. Liderazgo no es administración. El liderazgo aborda el límite superior, determina si la escalera está o no apoyada en el lugar correcto; en cambio la administración se centra en el límite inferior y busca la eficiencia en el ascenso por la escalera del éxito. La metamorfosis que tiene lugar en todas las industrias y profesiones requiere liderazgo primero y administración después.

El mercado empresarial está cambiando con tanta rapidez que muchos de los productos y servicios que satisfacían los gustos y necesidades del consumidor hace unos pocos años ahora se han quedado obsoletos. El liderazgo proactivo enérgico debe controlar constantemente el cambio ambiental, en particular los hábitos y motivos del cliente, y proporcionar la fuerza necesaria para organizar los recursos en la dirección correcta .

Si las industrias no controlan el ambiente, sus propios equipos de trabajo y el ejercicio del liderazgo creativo para seguir avanzando en la dirección correcta, ningún tipo de administración experta podrá impedir que fracasen. Ningún éxito administrativo puede compensar el fracaso del liderazgo.

Los dos privilegios humanos adicionales que nos permiten ampliar nuestra proactividad y ejercer el liderazgo personal en nuestras vidas son la imaginación y la conciencia moral. Estas dos nos permiten escribir nuestro propio guión. Ya que vivimos con los guiones transmitidos, podemos escribir nuestros propios guiones, lo cual es un proceso de reescritura o cambio de paradigmas básicos que tenemos. Cuando reconocemos los paradigmas incorrectos o incompletos que están en nuestro interior podemos empezar a rescribir proactivamente nuestros guiones.

Podemos comenzar con un fin en mente elaborando un enunciado de la misión, filosofía o credos personales. Se centrea en lo que uno quiere ser (carácter) y hacer (aportaciones y logros), y en los valores o principios que dan fundamento al ser y al hacer. A esto también se le denomina constitución personal, la cual nos permite evaluar efectivamente todas las decisiones concernientes al uso más efectivo del tiempo, del propio talento y energía.

Para escribir un guión necesitamos empezar en el centro de nuestro círculo e influencia, el cual está compuesto por nuestros paradigmas más básicos, la lente a través de la cual vemos el mundo.

Cuando trabajamos en el centro mismo de nuestro círculo de influencia, lo ampliamos. Este es el trabajo CP de mayor peso, que influye significativamente en la efectividad de todos los aspectos de nuestras vidas.

Lo que haya en el centro de nuestra vida será fuente de seguridad, guía, sabiduría y poder. La seguridad es nuestra fuerza personal básica; la guía es la fuente de dirección de la vida; la sabiduría es nuestra perspectiva de la vida; el poder es la capacidad o facultad de actuar. Estos factores son interdependientes y cuando están juntos, armonizados y vivificados entre sí dan origen a la fuerza de una personalidad noble, un carácter equilibrado, un individuo hermosamente integrado. Estos pueden ubicarse en un continuum, en el que en el nivel inferior estos niveles son débiles y dependemos de otras personas y de las circunstancias, cosas sobre las cuales no tenemos ningún control directo. En el nivel superior el control es nuestro, tenemos una fuerza independiente y la base para relaciones ricas e interdependientes.

Todos tenemos un centro, aunque por lo general no lo reconozcamos como tal. Los centros o paradigmas típicos son:

Centrarse en el cónyuge.- En algunos matrimonios existe una fuerte dependencia emocional, es decir dependen del matrimonio. Su estado de ánimo depende de la conducta del cónyuge y de las cosas con las que puede tropezar el matrimonio (un nuevo hijo, parientes políticos, reveses económicos, éxitos sociales, etc. Cuando aparece un a dificultad, se dan las diferencias y se tratan de mostrar los errores del otro y justificar los propios.

Centrarse en la familia.- Como centro, paradójicamente, destruye los mismos elementos necesarios para el éxito familiar. La personas que se centran en la familia se vuelven vulnerables a un cambio de tradición o cultura de la familia y toda conducta que consideren impropia amenazará su seguridad. Tienden a condicionar el amor de sus hijos, con lo cual los hacen emocionalmente dependientes o contradependientes.

Centrarse en el dinero.- La mayoría de nosotros tenemos preocupaciones económicas. Y cuando factores globales afectan nuestra situación económica podemos experimentar una preocupación e inquietud que no siempre emergen a la conciencia. Algunas razones pueden ser importantes, pero cuando se centra en acumular dinero, anula sus propios esfuerzos. Las personas que se centran en el dinero suelen dejar a un lado a su familia o a otras prioridades.

Centrarse en el trabajo.- Una persona centrada en el trabajo puede convertirse en adicta y obsesiva, y forzarse a una producción salvaje sacrificando su salud, sus relaciones y otras importantes áreas de la vida.

Centrarse en las posesiones.- Este centro es poco satisfactorio , ya que puede desvanecerse rápidamente y sufrir la influencia de innumerables fuerzas. Las personas centradas en las posesiones tienden a proteger y asegurar los bienes, propiedades, seguridades, posición o reputación. Centrarse en el placer.- Este centro está asociado con las posesiones. El placer en un grado moderado relaja el cuerpo y promueve las relaciones. Pero los que se centran en el placer tienden a aburrirse de los niveles de diversión y desean más y más.

Centrarse en amigos o enemigos.- Estas personas tienden a poner suprema importancia a la aceptación. En el caso de centrarse en un enemigo las persona reacciona con contradependencia a la conducta y las actitudes de un enemigo percibido.

Centrarse en la Iglesia.- Acudir as unas Iglesia no necesariamente significa que se vivan los principios que se enseñan en esas reuniones. Se puede ser mimbro activo de una Iglesia, pero inactivo en la práctica de su evangelio.

Centrarse en uno mismo.- La forma más obvia es el egoísmo, aunque viola los valores declarados de la mayoría de nosotros. En el limitado centro de uno mismo hay poca seguridad, guía, sabiduría o poder.


El mejor modo de identificar nuestro propio centro consiste en examinar atentamente los factores que sustenta nuestra vida. No solo podemos tener un centro, pues podemos tener la combinación de varios de estos, entonces la fuerza emergente es otro centro.

Es por eso que al centrar nuestra vida en principios correctos, creamos una base sólida para el desarrollo de los cuatro factores sustentadores de la vida (seguridad, guía, sabiduría y poder). Cuanto más sabemos de los principios correctos, mayor es nuestra libertad personal para actuar con sabiduría.

Como personas proactivas podemos empezar a dar expresión a lo que queremos ser y hacer en nuestras vidas. Podemos redactar un enunciado de nuestra misión personal, una constitución personal. Esta no se escribe en corto tiempo, pues necesita de análisis profundo, una expresión meditada y varios borradores para llegar ala forma final; con lo cual tardaríamos varias semanas o meses. Puede ser que a lo largo de los años lo revisemos y deseemos realizar cambios menores. Pues el proceso es tan importante como el producto.

Nuestro cerebro tiene dos hemisferios. El izquierdo, el cual es el más lógico y verbal y trata con palabras; y el derecho es más intuitivo y creativo y trata con imágenes. Aunque usamos los dos hemisferios cerebrales por lo general uno u otro tiende a prevalecer en cada individuo. Existen dos maneras de utilizar el cerebro derecho:

1) Ampliar la perspectiva: Si uno es proactivo no tiene que esperar que las circunstancias u otras personas creen experiencias que amplíen la perspectiva. Uno puede crear conscientemente su propia perspectiva. Debemos ampliar la mente. Podemos visualizarlo todo con riqueza de detalles. Abarcando tantos sentimientos y emociones como resulte posible, implicando en ello todos los sentimientos que se pueda. 2) Visualización y afirmación Podemos emplear el poder de visualización de nuestro cerebro derecho para redactar una afirmación que me ayude a ser más congruente con los valores más profundos de mi vida cotidiana. Una buena afirmación tiene cinco características básicas: es personal, positiva, está en tiempo presente es visual y emocional. Pero si uno visualiza lo que no corresponde los resultados serán malos.

En el liderazgo personal efectivo, las técnicas de visualización y afirmación surgen naturalmente de un fundamento mental bien conocido, a través de propósitos y principios que pasan a ser el centro de la vida individual. El empleo superior de la imaginación está en armonía con el uso de la conciencia moral para trascenderse a uno mismo y crear una vida de servicio basada en un propósito único y en los principios que gobiernan la realidad interdependiente.

Debemos reconocer los nuestros roles para que roles seamos efectivos en cada uno de ellos. Redactar el enunciado de la misión en los términos de los roles importantes de la vida proporciona equilibrio y armonía. Es posible revisarlos con frecuencia para tener la seguridad de quedar totalmente absorbido por un rol a expensas de los otros que pueden ser igual o incluso más importantes en la vida. Después podemos pensar en metas a largo plazo. Una meta efectiva se centra en los resultados más que en la actividad.

Lo mismo ocurre en la familia, podemos dar expresión al enunciado de la misión familiar, esta se convierte en la constitución de la familia, su norma, el criterio para la evaluación y la toma de decisiones. El trabajo conjunto para redactar un enunciado de la misión genera CP para vivirlo. Cuando aparece la crisis allí está la constitución para dar solución a los problemas y la toma de decisiones basadas en principios correctos.

Y esto también podemos aplicara las organizaciones. Todos tienen que participar en la elaboración del enunciado de la misión organizacional. Sin participación no hay compromiso. Crear un enunciado de la misión organizacional cuesta tiempo, paciencia, participación habilidades y empatía. Si este enunciado se basa en principios correctos da resultado. Así todos comparten el núcleo invariable delo que la organización persigue.



TERCER HABITO.- ESTABLEZCA PRIMERO LO PRIMERO****

El tercer hábito es el fruto personal, la realización práctica del primero y el segundo. El tercer hábito es la segundas creación, es la creación física. Es la realización, la actualización, la aparición natural del primero y segundo hábito. Es el ejercicio de la voluntad independiente que pasa a ser centrado en principios. Es la puesta en práctica incesante, momento a momento.

El primero y segundo hábitos son absolutamente esenciales y prerrequisitos del tercero. Uno no puede pasar a centrarse en principios sin tomar primero conciencia de su propia naturaleza proactiva y desarrollarla. Practicando una autoadministración efectiva vivimos el tercer hábito. Entonces se dice administra desde la izquierda; lidera desde la derecha. El grado en que hemos desarrollado nuestra voluntad independiente en la vida cotidiana se mide por nuestra integridad personal.

En el tercer hábito abordamos muchas de las cuestiones concernientes al campo de lña administración de la vida y el tiempo. Es por eso que debemos organizar y ejecutar según prioridades.

Existen tres generaciones:

Primera generación que se caracteriza por notas y listas de tareas. La segunda generación se caracteriza por agendas. Y la tercera generación refleja el campo actual de la administración del tiempo, planifican día tras día, pero da prioridad a los cuadrantes 1 y 3. Esta emergiendo un acuarta generación, la cual no consiste en administrar el tiempo, sino administrarnos a nosotros mismos. Esta desea mantener el equilibrio P/CP.

El foco esencial de la cuarta generación se puede captar con el siguiente cuadro:

URGENTE NO URGENTE 1 Importante: Crisis Problemas apremiantes Proyectos cuyas fechas vencen 2 Importante: Prevención, actividades de CP Construir relaciones Reconocer nuevas oportunidades Planificación, recreación 3 No importante: Interrupciones, algunas llamadas Correo, algunos informes Algunas reuniones Cuestiones inmediatas, acuciantes Actividades populares 4 No importante: Trivialidades, ajetreo inútil Algunas cartas Algunas llamadas telefónicas Pérdidas de tiempo Actividades agradables


Urgente significa que necesita atención inmediata. La importancia tiene que ver con los resultados. Las personas que se centran en el cuadrante uno administran su vida sobre la crisis, y al no poder resolver sus problemas huyen al cuadrante 4, y a los cuadrantes 2 y 3 les prestan mínima atención. Las personas que se dedican al cuadrante 3, pensando que están en el cuadrante uno reaccionan ante las cosas urgentes suponiendo que son importantes. Las personas que dedican su tiempo cadi exclusivamente a los cuadrantes 3 y 4 llevan básicamente vidas irresponsables. Las personas efectivas permanecen fuera de los cuadrantes 3 y 4 porque urgentes o no, no son importantes. También reducen el cuadrante uno, pasando más tiempo en el cuadrante 2. El cuadrante 2 es el corazón de la administración personal efectiva, pues trata de cosas que no son urgentes pero sí importantes.

El tiempo inicial para el cuadrante 2 tiene que provenir de los cuadrantes 3 y 4. Tampoco se debe ignorar las actividades del cuadrante 1, aunque este se reducirá a medida que se dedique más tiempo a la prevención y preparación en el cuadrante 2. Debemos aprender a decir sí a las prioridades importantes del cuadrante 2, y decir no a otras actividades, algunas aparentan ser urgentes. Por eso hay que ser proactivos para trabajar en el cuadrante 2 ya que los cuadrantes 1 y 3 trabajan sobre uno.

Ninguna de las tres generaciones ha producido una herramienta que permita vivir centrándose en principios, con un estilo de cuadrante 2.

El objetivo de la administración del cuadrante 2 consiste en organizar nuestras vidas con efectividad, desde un centro de principios sólidos, desde el conocimiento de nuestra misión personal, concentrándonos en lo importante y en lo urgente y dentro del marco del equilibrio conservado entre el incremento de nuestra producción y el aumento de nuestra capacidad de producción.

Necesitamos una herramienta para introducirnos en el cuadrante 2. Un organizador (herramienta) del cuadrante 2 tendrá que satisfacer seis criterios importantes: coherencia, equilibrio, centrarse en el cuadrante 2, una dimensión humana, flexibilidad y ser portátil.

La clave no es dar prioridad a lo que está en la agenda, sino ordenar en la agenda las prioridades. Y esto se puede hacer mejor en el contexto de la semana.

La organización del cuadrante 2 implica cuatro actividades:

1) Identificación de roles.- Consiste en poner por escrito nuestros roles clave. Es necesario limitarnos a considerar la semana y poner por escrito en lo que nos vemos dedicando tiempo durante los próximos siete días.

2) Selección de las metas.- Consiste en pensar dos o tres resultados importantes que uno cree que tiene que lograr en cada rol durante los siete días siguientes, que serán registrados como metas. Por lo menos algunas de estas metas deben estar relacionadas con las actividades del cuadrante 2.

3) Programación personal.- Se puede considerar la semana que se tiene ante sí, con las metas en mente, y programar el tiempo para alcanzarlas. Se puede trasladar una meta a un día específico de la semana, sea como prioridad, o lo que es incluso mejor, con una asignación horaria concreta.

4) Adaptación diaria.- Con la organización semanal del cuadrante 2, la planificación diaria se convierte en una función de adaptación diaria, de dar prioridad a actividades y de responder a acontecimientos, relaciones y experiencias imprevistos de un modo significativo. Al echar una mirada al día, se puede ver que los roles y metas permiten una priorización natural que surge de nuestro sentido innato del equilibrio.

Cuanto más completamente vinculemos las metas semanales a un marco de principios correctos y a un enunciado de la misión personal, mayor será el aumento de efectividad. Lo que quiere este hábito es que vivamos en función de nuestra voluntad independiente, nuestra autodisciplina, nuestra integridad y nuestro compromiso.

Por más cuidado que se ponga en organizar la semana, habrá momentos en los que, como persona centrada en principios, tendrá que subordinar sus horarios programados a un valor superior.

No se puede pensar en términos de eficiencia cuando se trata de personas. Se piensa en términos de efectividad con la gente y de eficiencia con las cosas. Uno no debe sentirse culpable cuando no cumple con la programación horaria o cuando hay que cambiarla.

La cuarta generación reconoce el principio de que las personas son más importantes que las cosas. El cual no está en armonía con la tercera generación.

La cuarta generación de autoadministración es más avanzada que la tercera en cinco aspectos:

  • Se centra en principios.- Crea el paradigma central que nos permite considerar el tiempo en el contexto de lo que es realmente importante y efectivo.
  • Está dirigida por la conciencia moral.- Proporciona la oportunidad de organizar la vida utilizando la máxima capacidad en armonía con los valores más profundos. Pero también otorga libertad de subordinar sosegadamente los horarios a los valores superiores.
  • Define nuestra misión singular, incluyendo valores y metas a largo plazo.- Da dirección y propósito al modo en que transcurre el día.
  • Ayuda a equilibrar la vida identificando roles.- Estableciendo las metas y programando las actividades de cada rol clave todas las semanas.
  • Proporciona un contexto más amplio por medio de la organización semanal (con adaptación diaria cuando se necesita).- Elevándose por encima de la perspectiva limitadora de un solo día, y poniéndonos en contacto con nuestros valores más profundos a través de la revisión de nuestros roles clave.

El hilo conductor de estos cinco progresos es el objetivo primario en las relaciones y resultados, y el objetivo secundario en el tiempo.

Logramos todo lo que hacemos por medio de la delegación: en el tiempo o en las personas. Si delegamos en el tiempo, pensamos en términos de eficiencia. Si delegamos en otras personas, pensamos en términos de efectividad.

Transferir la responsabilidad a personas aptas y adiestradas nos permite dedicar nuestras energías a otras actividades importantes. La delegación significa desarrollo, tanto para los individuos como para las organizaciones.

La capacidad para delegar en otros constituye la principal diferencia entre el papel de administrador y el de productor independiente. Un productor invierte una hora de esfuerzo y produce una unidad de resultados, supongamos que sin pérdida de eficiencia. Un administrador, por otra parte, puede invertir una hora de esfuerzo y producir diez, quince o cien unidades por medio de la delegación efectiva.

Existen dos tipos de delegación: delegación en recaderos y delegación en encargados.

La delegación en recaderos significa vaya a buscar esto, vaya a buscar aquello, haga esto, haga aquello, y avíseme cuando ya esté hecho. La mayoría de las personas que son productores tienen un paradigma de delegación en recaderos.

La delegación en encargados se centran en los resultados y no en los métodos. Permite a las personas elegir sus métodos y las hace responsables de sus resultados. Esta supone la comprensión clara y el compromiso mutuo, sede el principio, acerca de las expectativas en cinco áreas:

- Resultados deseados.- Crear comprensión mutua y clara en lo que se desea lograr, concentrarse en los resultados y no en los métodos.

- Directrices.- Identificar los parámetros dentro de los cuales debe operar el individuo. Digamos lo que no hay que hacer, pero no digamos lo que hay que hacer.

- Recursos.- Identificar los recursos humanos, económicos, técnicos u organizacionales con los que la persona puede contar para el logro de los resultados deseados.

- Rendición de cuentas.- Establecer las normas de rendimiento que se utilizarán en la evaluación de los resultados, y los momentos específicos en que esa evaluación tendrá lugar.

- Consecuencias.- especificar lo que sucederá, lo bueno y lo malo, como resultado de la evaluación. Si la delegación en encargados se realiza correctamente, ambas partes se benefician y en última instancia se hace más trabajo en mucho menos tiempo. El objetivo está en la efectividad, no en la eficiencia.

La delegación efectiva representa tal vez el mejor indicador de la administración efectiva, simplemente porque es fundamental para el crecimiento personal y organizacional.

Los siete hábitos pertenecen al cuadrante 2. Todos abordan cosas de importancia fundamental que, si se emprenden de modo regular, determinan en nuestra vida una extraordinaria diferencia positiva.





TERCER CAPITULO

VICTORIA PUBLICA

El principio de la secuenciación dice: la victoria privada precede a la victoria pública. No podemos saltar caminos ni llegar en paracaídas, ya que para llegar al punto que deseemos debemos recorrer la senda que nos corresponde. No podemos tener éxito con otras personas si no hemos obtenido ese éxito con nosotros mismos. No podemos cosechar si no hemos sembrado, ni tampoco obtener frutos si no hay raíces. Debemos conocernos y controlarnos, para que mantengamos buenas relaciones con otras personas. El objetivo del primer, segundo y tercer hábito es el autorrespeto, el cual viene del autodominio de sí, de la verdadera independencia. Si no deseamos conseguir una independencia real no podremos mantener buenas relaciones humanas, pues el ingrediente fundamental de estas es lo que somos (carácter). Pues es así como se construyen las relaciones, empezando a construirse en nuestro círculo de influencia, en nuestro carácter. Si somos proactivos y nos centramos en principios correctos construiremos relaciones ricas, duraderas y productivas con otras personas. Los mayores problemas del éxito y la felicidad se centran en la etapa de interdependencia, los cuales se convierten en problema crónicos y se desean tapar con parches de la ética de la personalidad Los seres humanos tenemos una cuenta bancaria emocional, la cual es el sentimiento de seguridad que tenemos respecto a otro ser humano, la cual crece cuando una persona deposita su confianza en mí y yo también en ella, pues al contrario esta quedará al descubierto si es que traiciono su confianza, soy descortés, etc. Así también funcionan los matrimonios, las familias. Y si es que no sostenemos la reserva de confianza mediante depósito constantes las relaciones se deterioran. El faro P/CP se encuentra ahí, con el cual podemos chocar o utilizar su luz guía. Es por eso que necesitamos mantener un equilibrio positivo para comunicarnos sobre situaciones delicadas. El arreglo rápido es un espejismo, por eso construir y reparar las relaciones lleva tiempo. No debemos impacientarnos, sino tener carácter. Para acrecentar la confianza debemos:

-Comprender al individuo.- Se puede aplicar este principio: lo que es importante para la otra persona sea tan importante para uno como la persona misma.

-Prestar atención a las pequeñas cosas.- En una relación las cosas grandes son las pequeñas.

-Mantener los compromisos.- Mantener los compromisos son depósitos, romperlos son importantes reintegros, si no cumplimos un compromiso, y después hacemos otro no nos creerán.

-Aclarar las expectativas.- Siempre que se ingresa en una situación nueva, hay que poner las expectativas sobre la mesa; esto requiere de mucho coraje. El depósito consiste en comenzar con expectativas claras y explícitas.

-Demostrar integridad personal.- La integridad personal genera confianza y constituye la base de muchos tipos de depósitos. La falta de esta puede frustrar esfuerzos por acrecentar la confianza. La forma más importante es ser leales a las personas que no están presentes para así construir la confianza de los que si lo están.

-Disculparse sinceramente cuando realiza un reintegro.- Debemos hacerlo rápido, de todo corazón y no de mala gana. Además tiene que ser sincera y ser percibida como sincera.

-Las leyes del amor y las leyes de la vida.- Al vivir las leyes del amor estamos animando a otras personas para que también lo hagan. Debemos aprender a amar sin condiciones.

En una situación interdependiente, un problema P es una oportunidad CP, la cual permite fortalecer cuentas bancarias emocionales. Al reconocer que el equilibrio P/CP es necesario para la efectividad en una realidad interdependiente, podemos valorar nuestros problemas como oportunidades para aumentar la CP. La interdependencia efectiva está solo al alcance de las personas verdaderamente independientes.


CUARTO HABITO.- PIENSE EN GANAR/GANAR Debemos concentrarnos en producir una excelencia personal y organizacional de un modo enteramente diferente, creando un sistema de información y recompensa que refuercen el valor de la cooperación. Si pasamos de la independencia a la interdependencia avanzamos a un rol de liderazgo, y el hábito de liderazgo interpersonal efectivo es pensar en ganar/ganar. Este forma uno de los 6 paradigmas de la interacción humana, los cuales son:

- Ganar/ganar - Pierdo/pierdes - Gano/pierdes - Gano - Pierdo/ganas - Ganar/ganar o no hay trato


  • Gano/pierdes

Las personas que utilizan este paradigma se valen de numerosos recursos para lograr lo que persiguen. Este es el paradigma más común en las personas ya que desde el nacimiento, la familia forma a la persona así. Existen otros agentes programadores como el grupo de los iguales (hermanos, amigos, etc), el campo académico, los deportes, la ley. Debemos comprender que la mayor parte de la vida no es una competencia, sino una realidad interdependiente, la cual se consigue con cooperación.

  • Pierdo/ganas

Las personas que piensan en este paradigma desean agradar o apaciguar, buscando fuerzas en la aceptación y la popularidad. Las personas gano/pierdes aman a las personas pierdo/ganas ya que pueden aprovecharse de sus debilidades, con las cuales pueden complementar sus propias fuerzas. Las personas pierdo/ganas reprimen sus sentimientos, los entierran, pero estos siguen vivos y después de algún tiempo los manifiestan de manera desproporcionada, afectando su autoestima y sus relaciones con otras personas. Tanto gano/pierdes como pierdo/ganas se basan en la inseguridad personal.

  • Pierdo/pierdes

Si dos personas gano /pierdes se reúnen el resultado va a ser pierdo/pierdes, ya que con se venganza desean recobrar lo que se les ha quitado. Con este paradigma nos referimos a la guerra, pues se busca que el otro pierda, aunque esto signifique que pierdan los dos. Esta clase de personas piensan que si son desdichadas las demás personas también deben serlo.

  • Gano

Las personas con esta mentalidad solo piensan en conseguir lo que desean y no necesariamente en que otra persona pierda. Cuando este no está en competencia desea ganar y también permite que otras personas logren lo de ellos.


La mejor de estas opciones depende de la realidad. Debemos interpretar la realidad con exactitud y no aplicar automáticamente los paradigmas anteriores, aunque la alternativa más viable es ganar/ganar en las realidades interdependientes . Pues a largo plazo si no ganamos los dos, ambos perdemos.

Si ponemos el ejemplo de un vendedor no podría utilizar gano/pierdes, porque perdería sus clientes. Y tampoco utilizaría pierdo/ganas, porque no puede regalar la mercancía, hay que tener un margen de ganancias. Así es como se aplica ganar/ganar. Lo mismo debe ocurrir con los proveedores.


  • Ganar/ganar o no hay trato

Este paradigma se basa en que si no se benenfician ambas partes pueden acordar en no haya trato. Si no se puede llegar a un verdadero acuerdo ganar/ganar hay que optar por ganar/ganar o no hay trato. Esta es una opción sumamente realista en el inicio de un relación comercial o de una empresa, pero no en una relación empresarial ininterrumpida. Sin esta opción muchas empresas quebrarían y se tendrían que poner en manos de gerentes profesionales. No hay trato permite que en el fututo se realice algún

acuerdo y que la relación no se deteriore permanentemente.
  • Ganar/ganar

Se procura el beneficio mutuo de las interacciones humanas. Se ve la vida en un escenario cooperativo, mas no competitivo. Se basa en la creencia de una tercera alternativa. No se trata de el éxito personal o de otro, sino en uno mejor, el de todos. Este abarca cinco dimensiones:

1)Carácter:

Este es la base de este paradigma, todo lo demás se erige sobre este fundamento. Hay tres rasgos caracterológicos para este paradigma, son:

Integridad.- La mantenemos gracias al primero, segundo y tercer hábito.

Madurez.- Es el equilibrio entre el coraje y la consideración. También se le considera como equilibrio entre fuerza del yo y la empatía, entre la autoconfianza y el respeto por los demás, entre la preocupación por los otros y la preocupación por la tarea, del yo estoy bien tu estás bien, etc. También es una incorporación profunda delo equilibrio P/CP.

Mentalidad de abundancia.- Consiste en ver que en el mundo hay mucho para todos, pero la mayoría tenemos mentalidad de escasez la cual hace que envidiemos el éxito de otras personas aunque exteriormente demostremos lo contrario. Las personas con mentalidad en abundancia son optimistas, comparten el éxito con las personas involucradas. Así consiguen la victoria pública, la cual consiste en generar resultados beneficiosos para todos los implicados, más no sobre otras personas. Para ayudar a personas gano/pierdes a que se conviertan en personas ganar/ganar debemos hacerles leer libros que presenten como modelo a personas ganar/ganar.


2) Relaciones:

Si confiamos uno en el otro las cuentas bancarias emocionales van a ser ricas, así se va a formar una relación. La relación es la clave en el trato con una persona gano/pierdo, y este trato es la verdadera puesta a prueba del ganar/ganar. En cuanto más fuerte, proactivo y comprometido con el paradigma ganar/ganar se esté más se influirá en la otra persona. Debemos afrontar el paradigma ganar/ganar con esfuerzo para construir una relación.


3) Acuerdos:

Los acuerdos se derivan de las relaciones, los cuales definen y dan dirección al ganar/ganar.En el acuerdo ganar/ganar, los cinco elementos siguientes se hacen muy explícitos:

Resultados deseados (y no métodos). Identificar lo que hay que hacer y cuándo. Directrices. Identificar los parámetros (principios, políticas, etc) que enmarcan los resultados que se deben alcanzar. Recursos. Identificar el apoyo humano, económico, técnico u organizacional con el que se puede contar para que ayude a alcanzar los resultados. Rendición de cuentas. Establecer las normas de rendimiento y el momento de evaluación. Consecuencias. Especificar lo bueno y lo malo que suced y sucederá, como resultado de la evaluación .

Estos otorgan al acuerdo ganar/ganar una vida propia. Los acuerdos ganar/ganar se centran en resultados y no en los métodos, liberando un enorme potencial humano individual y creando una mayor sinergia, generando CP en el proceso en lugar de centrarse exclusivamente en la P. En ganar/ganar uno se evalúa a si mismo, utilizando los criterios que ha establecido desde el principio. En los acuerdos de desempeño ganar/ganar, las consecuencias pasan a ser el resultado lógico o natural del rendimiento, y no es una recompensa o castigo arbitrariamente discernidos por la persona encargada del grupo. Estas consecuencias pueden ser: económicas, psíquicas, de oportunidades, de responsabilidad. Los acuerdos ganar/ganar son tremendamente liberadores, y solo se mantienen con integridad personal y con una relación de confianza.


4) Sistemas:

La filosofía ganar/ganar solo puede sobrevivir en una organización cuando los sistemas le brindan sustento. Pues uno consigue lo que recompensa. Para que el paradigma ganar/ganar de resultado, los sitema s tienen que brindarle sustento. El sistema de adiestramiento, el sistema de planificación, el sistema de comunicaciones, el sistema presupuestario, el sistema informativo, el sistema de recompensas: todos tienen que basarse en el principio del ganar/ganar. La filosofía ganar/ganar hace recaer en el individuo la responsabilidad de obtener resultados específicos en el marco de directrices claras y de recursos disponibles. Los sistemas ganar/ganar crean el ambiente que sustenta y refuerza los acuerdos de desempeño ganar/ganar.


5) Procesos:

Se sugiere que las personas participen en un proceso de 4 pasos, los cuales buscarán soluciones ganar/ganar:

1.- Contemplar el problema desde otro punto de vista, procurar realmente comprender el problema desde el otro punto de vista y dar expresión a las necesidades y preocupaciones de la otra parte, mejor aún de lo que esta última pueda hacerlo. 2.- Identificar las cuestiones clave implicadas (y no los puntos de vista). 3.- Determinar qué resultados constituirían una solución totalmente aceptable. 4.- Identificar nuevas opciones posibles para alcanzar esos resultados.

Solo se pueden alcanzar soluciones ganar/ganar con procesos ganar/ganar: el fin y los medios son los mismos.




QUINTO HABITO.- PROCURE PRIMERO COMPRENDER Y DESPUÉS SER COMPRENDIDO.

Este principio es la clave de la comunicación interpersonal efectiva. Hemos aprendido a leer, escribir, hablar, pero no a escuchar. Lo común es que nos comprendan, pues solo escuchamos para responder, y utilizamos un paradigma autobiográfico. Es por eso que debemos utilizar la escucha empática, la cual quiere decir escuchar con la intención de comprender emocional e intelectualmente, no necesariamente estando de acuerdo con la otra persona. La escucha empática es un depósito en la cuenta bancaria emocional. Este principio es aplicado en diferentes campos, tales como: la medicina, en las ventas, en el campo del derecho, en el diseño de productos, etc. Si empezamos por juzgar nunca podremos comprender. Todos los consejos bien intencionados del mundo no representan nada si no empiezan por afrontar el problema real. Es por eso que debemos dejar a un lado nuestra autobiografía y tratar de comprender. Puede ser que al principio lleve tiempo, pero después lo ahorrará.

El quinto hábito es el primer paso del proceso ganar/ganar, este es sumamente poderoso ya que se encuentra en el centro del círculo de influencia. Es por eso que si nos centramos en el círculo de influencia comprenderemos profunda y verdaderamente a las otras personas. Si escuchamos nos dejamos influir, y dejarse influir es la clave para influir en los otros. Debemos ser pacientes, no empujar para que la gente se abra verbalmente antes de que uno pueda empatizar.


SEXTO HABITO.- SINERGICE.

El ejercicio de todos los otros hábitos nos prepara para el hábitos de la sinergia. A esta la podemos definir de diferentes formas:

Es la actividad superior de la vida: la verdadera puesta a prueba y manifestación de todos los otros hábitos reunidos.

-Es la esencia del liderazgo transformador.

-Es la esencia de la paternidad transformadora

-Significa el todo es más que la suma de sus partes.

Las esencia de la sinergia consiste en valorar las diferencias: respetarlas, compensar las debilidades, construir sobre las fuerzas. Y la clave para valorar esas diferencias consiste en comprender que todas las personas ven el mundo no como es, sino como son ellas mismas, por eso debemos comprender a las otras personas y valorar la percepción de ellas. Cuando nos comunicamos con sinergia abrimos nuestro corazón y expresiones a nuevas posibilidades, nuevas alternativas, nuevas opciones.

Es por esto que la confianza está relacionada con los diferentes niveles de comunicación:

1)En el nivel más bajo se encuentran las personas con baja confianza, las cuales son defensivas y producen gano/pierdes o pierdo/ganas.

2)En el nivel intermedio se encuentran las personas respetuosas, las cuales emplean comunicación respetuosa para evitar posibles confrontaciones desagradables.

3)En el nivel más alto de confianza se encuentran las personas sinérgicas, las cuales producen soluciones mejores que cualquiera de las anteriores, existe un equilibrio P/CP.

La sinergia es particularmente poderosa para tratar con las fuerzas negativas que obran contra el desarrollo y el cambio. Pues existen fuerzas positivas y negativas. Es posible que aspiremos a crear un clima más positivo, respetuoso , abierto y confiado. También es posible que después de varios intentos nos demos por vencidos y nos limitemos a decir: La gente es como es y cambia es muy difícil. Pero al introducir la sinergia utilizamos el motivo del cuarto hábito, la aptitud del quinto hábito y la interacción del sexto hábito para actuar directamente sobre las fuerzas restrictivas. Como resultado se crean nuevas metas, metas compartidas, y la totalidad de la empresa asciende de nivel, a menudo de una manera que nadie podría haber visto. Siempre podemos buscar una tercera alternativa sinérgica, pues esta casi siempre existe, si la buscamos con una filosofía ganar/ganar y realmente procuramos comprender, por lo general hallamos una solución mejor para todos los interesados.



CUARTO CAPITULO

RENOVACION

SÉPTIMO HABITO.- AFILE LA SIERRA

Consiste en tomar tiempo para afilar la sierra. Engloba a todos los otros hábitos del modelo de los siete hábitos porque es el que los hace posibles. De este séptimo hábito tenemos algunas definiciones:

-Es CP personal.

-Significa preservar y realzar el mayor bien que usted posee: usted mismo.

-Significa renovar las cuatro dimensiones de su naturaleza: la física, la espiritual, la mental y la social/emocional.

-Significa dar expresión dar expresión a las cuatro motivaciones.


Por eso debemos ser proactivos y hacer que la CP se convierta en una segunda naturaleza, en una especie de adicción sana; y como se encuentra en nuestro de influencia nadie puede hacerlo por nosotros, debemos hacerlo nosotros mismos. Esa es la inversión más poderosa que está a nuestro alcance: la inversión en nosotros mismos, en el único instrumento con que contamos para vivir y realizar nuestra aportación. Pues para ser efectivos debemos dedicar tiempo a afilar la sierra en las cuatro dimensiones.

  • Dimensión Física.- Consiste en cuidar efectivamente de nuestro cuerpo físico (alimentación, descanso, ejercicios correctos). Se requiere atender la resistencia, la flexibilidad y la fuerza.
  • Dimensión Espiritual.- Proporciona liderazgo a nuestra propia vida, se relaciona con el segundo hábito. Es nuestro, un área privada de la vida de mucha importancia.
  • Dimensión Mental.- Proviene de la educación formal. La desarrollamos mediante el leer, escribir, organizar y planificar.
  • Dimensión Social/Emocional.- Enfoca a los hábitos cuarto, quinto y sexto centrados en los principios de liderazgo interpersonal, la comunicación empática y la cooperación creativa.

Es por eso que debemos demostrar amor incondicional a nuestros semejantes, pues el modo en que los tratemos influirá en ellos. Es por es o que en nuestra autorrenovación debemos incluir un a renovación equilibrada, utilizando las cuatro dimensiones antes citadas. Si descuidamos una de estas áreas, el todo resulta negativamente afectado. La renovación sinérgica es óptima en cierto grado, la cual nos ayuda a progresar en una dimensión. La clave para el desarrollo de los siete hábitos es dedicarnos a la renovación de las dimensiones física, mental y emocional. Esto se llama victoria privada cotidiana.

La renovación es el principio y el proceso que nos permite ascender en una espiral de crecimiento y cambio, de perfeccionamiento continuo, este movimiento ascendente es dirigido por nuestra conciencia moral. Es esta la que nos permite elegir entre lo bueno y lo malo, entre los propósitos que pondremos en práctica en nuestra vida, de otro modo estaremos destinados a ser animales rastreros dedicados a la supervivencia y reproducción Una conciencia moral cada vez más educada nos impulsará en la senda de la libertad, la seguridad, la sabiduría y el poder personales. Para moverse a lo largo de la espiral ascendente es necesario aprender, comprometerse y actuar en planos cada vez más altos. No es suficiente uno solo de estos factores, pues para seguir progresando debemos aprender, comprometernos y actuar… aprender, comprometernos y actuar… y aprender, comprometernos y actuar.

La clave para no dejar de amar consiste en hablar. Nosotros podemos convertirnos en personas de transición, es decir personas que tengan la libertad de elevarse por encima de los guiones negativos recibidos. Cualquier tendencia que en su familia se haya transmitido de generación en generación puede detenerse en usted. Usted es una persona de transición: un vínculo entre el pasado y el futuro. Y su propio cambio puede afectar a muchas vidas más adelante. El cambio real procede de adentro hacia afuera; no se consigue cortando las hojas de las actitudes y la conducta con las técnicas rápidas de la ética de la personalidad, sino actuando sobre las raíces ( pensamientos y paradigmas fundamentales).

La verdad ya no está fuera de nosotros, ni en cierto sentido dentro de nosotros, sino que nosotros somos ella, y ella es nosotros.

El logro de la unidad con nosotros mismos, con nuestros seres queridos, con nuestros amigos y compañeros de trabajo, es el fruto más superior y delicioso de los siete hábitos.

Construir un carácter de integridad total y vivir un a vida de amor y servicio que cree tal unidad no es lago fácil, pero es posible. Al centrar nuestras vidas en principios correctos y crear un objetivo equilibrado entre el hacer y aumentar nuestra capacidad para hacer, adquirimos el poder de crear vidas efectivas, útiles y pacíficas… para nosotros y para nuestra posteridad.

Todos estos principios correctos vienen de Dios, los cuales nos permiten elevarnos por encima del plano animal, es por eso que debemos seguir luchando con nuestras flaquezas , las cuales nos van a capacitar para amar, servir y tratar de hacer felices a los otros.

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wiki aleatorio